Risky Cities

Anju, South P'yongan, North Korea

Anju es una ciudad ubicada en South P'yongan, Corea del Norte, con una población de aproximadamente 240.000 personas. La ciudad está situada en el centro del país y es conocida por su producción agrícola, particularmente de arroz y trigo.

En cuanto a las tasas de delincuencia, las estadísticas oficiales de las autoridades de Corea del Norte no están disponibles públicamente y es difícil determinar los niveles exactos de delincuencia en la ciudad. Sin embargo, generalmente se considera que las tasas de criminalidad en Corea del Norte son relativamente bajas en comparación con otros países. El estricto control del gobierno sobre la sociedad y los fuertes castigos por actividades delictivas pueden contribuir a esta tendencia.

Si bien no hay información específica sobre las tasas de criminalidad en Anju, los viajeros siempre deben tener cuidado y estar atentos a su entorno. Como en cualquier ciudad desconocida, es recomendable evitar llevar grandes cantidades de dinero en efectivo y mantener los objetos de valor fuera de la vista. Los viajeros también deben tener cuidado al utilizar el transporte público, especialmente de noche, y tener cuidado al aceptar ofertas de ayuda u orientación de extraños.

En términos del historial criminal de la ciudad, ha habido casos de robo y hurto reportados en el pasado. En un caso notable en 2016, dos turistas chinos fueron asaltados y asesinados en la cercana ciudad de Pyongsong, lo que llevó al gobierno chino a emitir una advertencia de viaje a los ciudadanos que visitaban Corea del Norte. Sin embargo, tales incidentes son relativamente raros y los turistas aún pueden visitar el país si toman las precauciones de seguridad adecuadas.

No hay áreas peligrosas específicas para evitar en Anju, pero los viajeros deben evitar deambular por áreas que están fuera del alcance de los extranjeros o tomar fotografías de instalaciones militares o gubernamentales sensibles. También es recomendable evitar las discusiones políticas y cualquier crítica al gobierno norcoreano o a sus líderes, ya que esto puede acarrear graves consecuencias.

Los momentos más seguros para estar en Anju son durante el día, cuando la ciudad está llena de actividad y hay más gente alrededor. Sin embargo, los viajeros deben tener precaución en todo momento, especialmente cuando viajan solos o en áreas desconocidas.

En cuanto a otros consejos de seguridad específicos de la ciudad, es importante tener en cuenta que la infraestructura de la ciudad no está bien mantenida y los viajeros deben estar preparados para aceras irregulares, baches y otros peligros. También es recomendable llevar un botiquín básico de primeros auxilios y los medicamentos necesarios, ya que las instalaciones médicas en la ciudad son limitadas y puede ser difícil obtener medicamentos o asistencia médica.

Los viajeros también deben conocer las costumbres y la etiqueta locales, que pueden diferir significativamente de las de su país de origen. Por ejemplo, es costumbre quitarse los zapatos antes de entrar a las casas oa ciertos edificios públicos, y es importante mostrar respeto por los sistemas políticos y sociales del país.

Si bien Anju generalmente se considera una ciudad segura, los viajeros deben tener cuidado y estar atentos a su entorno en todo momento. Deben tomar las precauciones de seguridad adecuadas, evitar discusiones políticas y respetar las costumbres y la etiqueta locales. Con la debida preparación y conocimiento, los visitantes pueden disfrutar de una experiencia segura y gratificante en este fascinante y único país.